Leve (etapa 1)
Al principio de su afección, las personas con la enfermedad de Alzheimer pueden:

  • Ser lentos en su habla y su comprensión
  • Experimentar cambios leves de pérdida de memoria y de su estado de ánimo
  • Tener dificultad para aprender cosas nuevas
  • Perder energía y espontaneidad, aunque los demás no lo puedan notar
  • Perder el hilo del pensamiento a mitad de frase
  • Todavía realizar actividades básicas en forma independiente, pero tal vez necesiten ayuda con las tareas más complicadas

Moderada (etapa 2)

En esta etapa, la persona comienza a ser incapacitada por la enfermedad:

  • Las personas con Alzheimer pueden recordar el pasado distante y, a la vez tener dificultad para recordar hechos recientes.
  • Tienen dificultad para reconocer la fecha, la hora y el lugar.
  • Pueden inventar nuevas palabras a medida que pierden su vocabulario viejo.
  • No pueden reconocer rostros familiares antes conocidos.

Grave (etapa 3)

En esta etapa final, los pacientes de Alzheimer:

  • Pierden la capacidad de masticar e ingerir alimentos
  • Quedan postrados en cama y se vuelven vulnerables a la neumonía y otras enfermedades
  • Se vuelven cada vez menos receptivos
  • Pierden el control corporal y necesitan atención constante
  • No reconocen a nadie

Eventualmente, un paciente de Alzheimer sucumbe a un estado de coma y a la muerte, como resultado de la etapa final de la enfermedad de Alzheimer, o de una condición médica que ocurre simultáneamente como la neumonía.

Debido a que un adulto mayor con Alzheimer puede tener varias condiciones médicas, y porque todavía hay un estigma asociado con esta enfermedad, algunos científicos creen que la enfermedad de Alzheimer a menudo se pasa por alto o no se reporta como la primera causa de muerte en los certificados de defunción estatales. La enfermedad fue catalogada como la sexta causa principal de muerte en los Estados Unidos en 2013, según los datos más recientes recopilados por los Centers for Disease Control (Centros para el control y la prevención de enfermedades). Sin embargo, algunos estudios sugieren que la enfermedad de Alzheimer puede ser en realidad la tercera causa de muerte, después de las enfermedades cardíacas y el cáncer.p