Hablar sobre el cuidado de hospicio no significa que no hay nada más que hacer por un familiar. Esto no significa que no hay esperanza. En realidad, puede ser reconfortante saber que hay otra fuente de ayuda y apoyo. Hablar de hospicio le da a su ser querido información sobre todas las opciones disponibles.

¿Cuándo debo iniciar la conversación?
Una serie de acontecimientos puede desencadenar una conversación acerca de los cuidados paliativos:
• Recibir un diagnóstico terminal.
• Experimentar repetidos viajes a la sala de urgencias u hospitalizaciones.
• Al darse cuenta de un constante o significativo descenso en la condición de su ser querido.
• Sentirse desalentado por, o cansado de tratamientos.
• Escuchar a un profesional médico sugiriendo cuidados paliativos.

¿Cómo puedo empezar la conversación?
Elija un lugar tranquilo y cómodo. Apague su teléfono celular, la televisión y otras distracciones.
Siéntese a nivel del ojo con su ser querido. Inclinarse hacia delante para expresar su preocupación, mire a su familiar directamente a los ojos.
Elija sus primeras palabras con cuidado; se recuerdan mejor. Hable con claridad, lentamente y con expresión. Ej.: “Me gustaría tomar algún tiempo para hablar contigo acerca de tu enfermedad.”
Reflexionar sobre una circunstancia reciente. Ej.: “Esa última estadía en el hospital me pareció difícil para ti, y creo que hay una manera de evitarlo en el futuro.”
Hacer una pregunta, por ejemplo, “¿Cómo te sientes acerca de dónde estás o vas con tu enfermedad?” Si su ser querido habla de su condición, acerca de rendirse, de que está cansado de los viajes al hospital, o simplemente desea estar cómodo, esta es una señal para hablar sobre hospicio como una opción.
Escuche; el silencio está bien. Le da a su ser querido tiempo para reflexionar, procesar y verbalizar lo que le preocupa a él / ella.
Use palabras de aliento. “Sé que estás manejando tu enfermedad muy bien.”
Sea empático. “Estoy seguro de que es difícil enfrentar tu enfermedad.” O “Sé que esto no puede ser fácil para ti.”
Sea tranquilizador. “Puede haber un momento en que tengamos que centrarnos en tu comodidad en lugar de una cura. Voy a estar para ti, puedes contar conmigo y podemos dialogarlo con tu médico juntos.”

Por ser usted el cuidador, su ser querido confía en usted. Su endoso o respaldo a los cuidados paliativos le da la confianza a él o ella para aprender más sobre los mismos.

Usted no necesita tener todas las respuestas. Vamos a ayudar a llenar los espacios en blanco. Contáctenos.